III. Las 25 cosas ridículas que he vivido junto a Marián

Dibujo

1. Cuando me alisé el pelo por primera vez, y no me reconoció en el patio hasta que no me tuvo a medio metro de distancia.

2. Aquella vez en carnaval, disfrazadas de Arlequín y el Dottore della Peste, cuando un niño le dijo a su padre señalándonos:

           –¡Mira, papá, payasos!

           Y el padre contestó:

           –No, son los Reyes Magos.

3. (Momento stalker-psicópata) Cuando nos despedimos de un amigo nuestro y decidimos seguirlo hasta su casa sin que él se diese cuenta.

4. Cuando me estalló el paquete de Mentos en medio de la calle justo después de haberle dicho a Marián que no necesitaba ayuda para abrirlo.

5. Cuando el matón de su clase vino en pleno recreo a preguntarnos quién era Irma, para zurrarla por empollona, y Marián dijo que no la conocíamos (Bendita sea)

6. Todas las veces que nos inventamos la vida de la gente.

7. Cuando Marián se enamoró platónicamente de un “kinki” que entró en nuestra clase del instituto y le tiró una bola de papel a la cara. Todo muy gratuitamente.

8. Cuando se nos acercaron dos “sordomudas” en el parque para pedirnos dinero para su asociación y nos dijeron que el mínimo de colaboración eran 5€. Y pagamos, y luego en el paso de cebra las oímos hablar entre ellas tan normales.

(PD: teníamos 15 años… por favor no juzguéis nuestra ingenuidad muy duramente)

9. Cuando se le escapó el mote de un profesor delante de él.

10. Aquel tiempo adolescente en el que nos gustaba el mismo chico, nos declaramos por msn y entonces él comenzó a evitarnos escondiéndose por los pasillos detrás de su amigo de 1.60 de estatura.

11. El momento en clase de Educación Física en el que se nos escapó la pelota de ping-pong, le dimos al profesor en los huevos y él nos dijo:

           –Me habéis dejado sin descendencia.

12. Cuando a los 16 años nos dio por cortarnos el pelo a lo chico (HORROR)

13. Cuando en un viaje de estudios nuestro profesor de ski argentino la riñó porque no estaba enamorada.

14. En ese mismo viaje, cuando dijo que la telecuerda era muy fácil y, según se agarró, cayó de bruces sobre la nieve.

15. Cuando en clase de ética Marián dijo que era atea y un compañero de clase le dijo:

-Di mejor que eres agnóstica, y así ofendes a menos gente.

16. En el viaje de estudios a Italia. Nos acercamos a un gondolero para dar un paseo por los canales y él empezó a reírse solo y, de repente, se sacó un fajo de billetes y nos los tiró al suelo sin dejar de reírse.

17. Aquella vez en el McDonalds en la que un mormón bastante guapete se levantó para abrirme la puerta y Marián me agarró del brazo diciéndome:

           –¿¡Tú que quieres!? ¿¡Ser la décima esposa!?

18. En el viaje de estudios a Londres, cuando decidió intentar abrir una puerta atascada de un retrete en el McDonalds. Y lo logró, y apareció una tía drogada e inconsciente. Y justo cuando los dependientes la sacaron, aparecieron sus colegas pandilleros que venían a pegar a quienes hubieran hecho que la echaran. Especial agradecimiento a los tres estudiantes colombianos que fueron más espabilados que nosotras y captaron la situación al momento, y nos ayudaron a salir por patas de allí.

19. La noche que me escribió diciendo que había ligado con Lord Voldemort.

20. Aquella vez en el BBK, en la que se nos acercó un chico “puesto” y sujetado por sus amigos, y nos dijo: “Me han echado una bebida en la droga”.

21. También en el BBK, cuando nos encontramos unas gafas de sol en el suelo y yo le dije a Marián “Al doblar la esquina encontraremos a tu futuro marido”. Y al doblar la esquina apareció un barrigudo parecido a Hagrid tirado en el suelo y durmiendo la mona.

22. Aquella vez que perdí la tuerca de un pendiente en su alfombra peluda y, cuando me preguntó qué hacía, le contesté “estoy buscando mi tuerca”.

23. En su piso de estudiante, cuando vi una bombilla rota en su encimera y me dijo que llevaba un mes ahí.

24. La vez en la playa en la que Marián, cambiándose de bikini, no hizo otra cosa que ponerse una braga encima de la otra y al intentar quitársela armó todo un nudo marinero.

25. Cuando me agregó a facebook el profesor que nos tenía fascinadas. Medio para bien, medio para mal.

Irma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s